martes, 13 de noviembre de 2012

Mientras otros países la conservan en bancos públicos la sangre del cordón umbilical es desechada en Venezuela


Xavier Bello, presidente de la Cámara Venezolana de Criopreservación de Células Madre, aseguró que en Venezuela 99% de la sangre del cordón umbilical es desechada, mientras que en varios países desarrollados es conservada en bancos públicos o privados, o usada en investigaciones, para seguir descubriendo el uso de las células madres en tratamientos para combatir algunas enfermedades.
En conversación con Diario La Nación, Xavier Bello explicó que el servicio que ofrecen las cinco empresas que funcionan dentro de Venezuela desde hace algunos años para conservar células madre, solo se encarga de recolección, transporte y almacenamiento de las mismas, más no han ofrecido la cura a ninguna enfermedad a sus clientes.
Solo 1% de la población decide guardar la sangre del cordón umbilical, pues en Venezuela únicamente existe este servicio privado de preservar las células madre, que tienen la capacidad de regenerarse.
Las declaraciones del presidente de la Cámara Venezolana de Células Madre, obedecen a que recientemente el Ministerio del poder popular para la Salud, emitió un comunicado donde alertaba a la población que estas empresas presentaban una oferta engañosa si ofrecían a los venezolanos la cura a enfermedades, pues esto se encuentra aún en fase experimental.
Voceros del Ministerio de Salud también anunciaron una serie de acciones, entre ellas la inspección de las empresas y las campañas informativas, para que la población conozca correctamente los beneficios y deficiencias del servicio.
Al respecto, Xavier Bello indicó que las empresas que agrupa la organización que representa, han especificado bien cuáles son los servicios que ofrecen, que se basan principalmente en guardar las células madre para que posteriormente el dueño pueda usarlas como desee.
Xavier Bello, presidente de la Cámara Venezolana de Criopreservación de Células Madre.
Recordó que cuando iniciaron su trabajo en Venezuela, “no fue necesario ningún tipo de reglamentación, pues la conservación de células madre es un tema muy nuevo, había un vacío legal en el país al respecto, incluso no habían funcionarios ni oficinas en el Ministerio para tratar estos casos”.
Así mismo, explicó que al salir la Ley de donación y trasplante de órganos y tejidos hace poco tiempo, fue cuando se decidió por parte del gobierno nacional, ponerle normas a la criopreservación de células madre en el país.
“Sin embargo, la ley requiere algunos reglamentos; estamos a la espera del reglamento que es lo que dará la pauta para el cumplimiento por parte de las empresas agrupadas en la cámara, y nosotros estamos dispuestos a colaborar para que exista una normativa y que nos podamos apegar a ella, de modo que haya seguridad, información, que la persona que contrate sepa lo que contrata, sus ventajas pro y contras, expectativas reales”, detalló Xavier Bello.
Aseguró que desde la Cámara Venezolana de Criopreservación de Células Madre, están dispuestos a trabajar de la mano con el gobierno nacional para generar políticas y apoyar todo lo que es la reglamentación. “La idea es incluso ayudar a promover la creación de un banco público de células madres, que sería un gran paso y tenemos toda la disposición de poner nuestros conocimientos para ese trabajo; que cualquier persona, no solo desde el área privada, sino también desde el sector público, pueda conservar sus células madre”.
“No ofrecemos curar enfermedades”
“Cuando la gente contrata nuestros servicios, solo está pagando por la conservación de las células madres, se ha hablado de tratamientos no probados, nosotros solo somos un ente para la recolección, transporte, procesamiento y almacenamiento de las células, que están a disposición de su propietario; esa es nuestra única función, así como guardas el dinero en el banco, y después está a tu disposición” dijo Xavier Bello, a propósito de que las investigaciones de tratamientos para enfermedades con células madre continúan dando frutos y en algunos años es probable que realmente se comprueben métodos de sanación.
Consideró el vocero que han surgido muchas confusiones precisamente por el desconocimiento del tema; sin embargo, hay investigaciones con células madre que ya han dado resultados positivos y se emplean, por ejemplo, en terapias regenerativas. “Pero primero ese tipo de tratamientos experimentales deberían ser aprobados, regulados y supervisados, y deberían ser gratuitos porque están en fase experimental, el problema es que yo te cobre por hacer investigaciones con tus células madre, eso no lo hacemos nosotros, pues aún se pueden presentar incluso problemas secundarios en el paciente”.
Reiteró que en otros países hay la opción de almacenar las células en bancos públicos, y la opción de pagar para conservarlos, o simplemente desecharlos.
En ese sentido, indicó a las personas que hasta el momento han contratado los servicios de alguna de las empresas agrupadas en la Cámara Venezolana de Criopreservación de Células Madre, que pueden estar totalmente tranquilos por el dinero que han invertido y por la correcta conservación de sus células. Así mismo, reiteró la disposición de colaborar con el gobierno nacional y dialogar para la construcción del reglamento y el avance de la ciencia sobre este tema en el país.

Comprueban funcionalidad y Proliferación Celular en Células Madre de Cordón Umbilical Criopreservadas durante 21 años

La criopreservación de células madre hematopoyéticas (HSC) / células progenitores hematopoyéticos (HPC) es crucial para los bancos de almacenamiento de la sangre del cordón umbilical y los trasplantes.  Actualmente un estudio publicado en la revista “Blood demostró la funcionalidad de las HSC/HPC a partir de células del cordón umbilical criopreservadas hace 21 años, demostrando así su óptima conservación durante más de dos décadas.

La criopreservación es el depósito, congelamiento y almacenamiento de células madre; las mismas son congeladas a temperaturas entre -150°C -190° C conservándose vivas pero inanimadas, lo que permite que se almacenen en buen estado para su utilización futura. 

En este estudio el Dr. Broxemeyer y su equipo evaluaron la recuperación y funcionalidad de las células progenitoras hematopoyéticas conservadas comparándolas con los valores obtenidos antes de su congelación. Los resultados, muestran una alta recuperación celular (entre un 80% y 100%) ligada a las colonias granulocitcas macrofagicas, a pesar de que hubo colonias de baja recuperación.

Igualmente analizaron la capacidad de implante de las células CD34+ recuperadas de las unidades de sangre de cordón, observando una repoblación medular a largo plazo (> a 6 meses) en ratones inmunodeficientes y aquellas células que fueron descongeladas presentaron una alta tasa de proliferación en respuesta a múltiples citokinas. 

Asimismo durante la investigación se generaron células madre pluripotentes inducidas (iPS), mostrando diferenciación (in vitro e in vivo) en los tres linajes embrionarios y en las que se detectó una alta proliferación de colonias formadoras de progenitores endoteliales, lo que representa un gran avance desde las primeras iPS obtenidas en el 2007 a partir de células humanas. 

De esta forma el estudio actual amplía en gran medida los resultados anteriores respecto al tema y demuestra la funcionalidad de las HSC/HCP y la generación de células iPS a partir de las células descongeladas. Cabe destacar que este proyecto fue apoyado por los Institutos Nacionales de Salud Pública del Servicio de Salud de los Estados Unidos y la Fundación de Niños Riley.

Células madre mesenquimales derivadas de la sangre del cordón umbilical previenen el daño renal en casos de diabetes


La diabetes se caracteriza por un nivel alto de azúcar en la sangre, que puede provocar problemas en muchas partes del cuerpo, especialmente en los riñones. Por este motivo, cerca de un tercio de las personas con diabetes pueden desarrollar insuficiencia renal crónica.
El estudio, liderado por el Dr. Jong Hee Park de la Universidad Ewha Womans de Seúl (Corea), se ha publicado en la revista “Diabetes Research and Clinical Practice” y demuestra el efecto protector de las células madre mesenquimales derivadas de la sangre del cordón umbilical para prevenir el daño renal.
En concreto, en el estudio,  se inyectaron las células madre mesenquimales derivadas de la sangre del cordón umbilical en un conjunto controlado de roedores, y una vez se estableció el injerto de células madre, se les provocó una diabetes para analizar los marcadores presentes en diversos tejidos. Los resultados confirmaron todas las consecuencias de la diabetes en diferentes órganos y también se apreciaron descensos significativos de dos marcadores de daño renal respecto a los roedores que no habían recibido las células madre mesenquimales.
Estos resultados demuestran el efecto protector renal de las células madre mesenquimales derivadas de la sangre del cordón umbilical y sugieren el trasplante de estas células madre como posible tratamiento para mejorar el daño renal en pacientes diabéticos.
Fuente: Diabetes Research and Clinical Practice, Octubre 2012

3 razones para donar sangre de cordón umbilical al banco público


la sangre del cordón umbilical de un bebé, o la sangre que queda en el cordón umbilical y la placenta después del parto para ser desechado después de su nacimiento. Sin embargo, esta sangre es generalmente rica en células madre, que en la actualidad se puede utilizar para tratar muchas enfermedades. Aunque algunas formas de células madre colecciones son controvertidos, ya que la recogida de células madre del cordón umbilical es seguro, indoloro, y derivado del proceso de parto normal, así que es como no controvertidos como la donación de sangre, y al igual que potencialmente salva vidas. Muchos padres optan por guardar la sangre del cordón umbilical de su bebé y lo han guardado en un banco privado, por lo que estará disponible para el uso familiar, si es necesario. Otros optan por donar la sangre a un banco público para el bien público. Si usted está considerando ya sea de ahorro o la donación de sangre umbilical de su bebé, aquí hay tres grandes razones para considerar la donación a un banco público:
1) Donación público sin coste alguno. En general, la donación a un banco privado cuesta alrededor de $ 1,700 el primer año y aproximadamente $ 125 cada año subsiguiente. Sin embargo, la donación de sangre del cordón umbilical es gratis para los padres. Los bancos públicos de sangre del cordón pagar por la recogida, verificación y almacenamiento de la sangre del cordón umbilical. Así que si el costo de la donación privada es prohibitivo para usted y su familia, es posible que desee considerar la donación pública. Aunque la donación pública significa que la sangre está disponible para cualquier persona que es un partido, si la sangre del cordón se dona es un partido para un trasplante dada, estará disponible para usted a menos que ya ha sido utilizado por otra persona. Y en algunos casos, la probabilidad de que de haber sido utilizado es baja ya que en general, menos del 10 por ciento de las unidades se utilizan en bancos. Y si bien no podemos garantizar la disponibilidad de un banco público, el pueblo más que donar a un banco de sangre del cordón umbilical públicos, mayor será la probabilidad de un partido de cualquier fuente de donantes.
2) Usted puede ayudar a salvar la vida de otro. Seamos sinceros, usted tiene un producto que podría salvar vidas disponible en el momento de la entrega. Ya no lo necesita, utilice, o puede mantener. Sus opciones – lo tratan como basura médica y échalo de ti, ni permita que se recogerá, sin costo alguno para usted, y potencialmente salvar la vida de alguien. En serio, que toma la decisión mucho más fácil cuando se mira de esa manera. La colección es sin dolor, completamente seguro para ti y tu bebé (la sangre se recoge sólo después de que se ha separado de usted y su bebé) y libre. Realmente no hay razón para que pueda ser descartada cuando se puede ofrecer tantos beneficios.
3) Donación Pública Proporciona muestras para la investigación necesaria. Incluso si por alguna razón su donación no es elegible para trasplantes, todavía se puede utilizar para la investigación. Y la investigación es lo que lleva a los médicos saben cómo tratar a las enfermedades y las nuevas formas de utilizar sangre del cordón umbilical para el tratamiento e incluso, posiblemente, prevenir las enfermedades en el futuro. Si conoce la cura para el cáncer estaba en su bote de basura de cocina, no dejar que alguien que tiene pleno acceso a ella? Bueno, eso puede ser una posibilidad muy remota – pero en el caso de la sangre del cordón umbilical – hay tanto que ya hemos aprendido acerca de su potencial para el tratamiento y previene enfermedades, que es muy probable que su donación simple puede ser utilizado para ayudar a los investigadores aprender Más información sobre el tratamiento y la prevención del cáncer y otras enfermedades en el futuro.
Aunque no todos los estados tienen los bancos públicos cable, usted puede pedirle a su hospital, si la acepta donaciones de sangre de cordón umbilical para fines de investigación. Con todos los beneficios potenciales derivados de la sangre del cordón umbilical, en realidad las decisiones no es si debe o no guardar la sangre del cordón umbilical de su bebé, pero si usted elige la banca pública o privada.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Las celulas madres del cordón umbilical ayudan al cuerpo a lidiar con las infecciones


Ocultas profundamente dentro de la médula ósea se encuentran células especiales. Esperan pacientemente la hora de necesidad, en la cual estas células madres formadoras de sangre pueden proliferar y diferenciarse en miles de millones de maduras células sanguíneas inmunitarias que ayudan al cuerpo a lidiar con infecciones, por ejemplo, o en glóbulos rojos adicionales en caso de estar a altas altitudes y tener bajos niveles de oxígeno. Incluso en situaciones de emergencia, sin embargo, el cuerpo es limitado por un plan a largo plazo: mantiene una reserva de células madre no diferenciadas para futuras necesidades y crisis. Un equipo de investigación dirigido por el profesor Tsvee Lapidot, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann, descubrió recientemente un nuevo tipo de guardaespaldas que protege a las células madre de sobre-diferenciarse. En un artículo publicado en Nature Immunology, reveló cómo este raro, desconocido subgrupo de células inmunitarias activas, mantiene a las células madre “siempre jóvenes” en la médula ósea.
Las células madre que forman la sangre viven cómodamente en la médula ósea, rodeadas por un séquito de células de apoyo que se encargan de sus necesidades y dirigen su desarrollo - las células mesenquimatosas. Pero el equipo de investigación, que incluyó a la alumna de postdoctorado, Dra. Aya Ludin, el profesor Steffen Jung, del Departamento de Inmunología y su grupo, y Ziv Porat, de la Unidad de Servicios Biológicos, descubrió otro tipo de células que apoyan a las células madre. Se trata de una rama de la familia de los macrófagos, literalmente los “grandes comedores” del sistema inmunológico, que son importantes, por ejemplo, para la eliminación de bacterias.
Los macrófagos protegen a las células madre
El equipo encontró, sin embargo, que una rara sub-población de los macrófagos de la médula ósea tiene otro papel que desempeñar. Cada uno de estos macrófagos raros puede tomar una célula madre a su cargo y evitar su diferenciación.
Explorando más profundamente, los investigadores revelaron, con todo detalle, cómo estos macrófagos protegen a las células madre. Ellos segregan unas sustancias llamadas prostaglandinas, que son absorbidas por las células madre. En una cadena de eventos bioquímicos, estas sustancias retrasan la diferenciación y preservan el estado juvenil de las células madre.
Además, las prostaglandinas trabajan en la vecindad de las células mesenquimatosas, activando la secreción de una sustancia dilatoria en ellas y aumentando la producción de receptores de esta sustancia en las células madre. Esta actividad, dice Lapidot, puede ayudar a las células madre que no se dividen a sobrevivir la quimioterapia - un fenómeno conocido. Los macrófagos también sobreviven el tratamiento y reaccionan a él aumentando su producción de prostaglandinas, lo que aumenta su vigilancia y protección a las células madre.
Los macrófagos guardaespaldas también aumentan su actividad durante una infección. Mientras que otros miembros de la familia de los macrófagos son reclutados para combatir a los patógenos, sus primos en la médula ósea trabajan duramente para asegurar que un grupo de células madre resista la tentación de diferenciarse.
En un trabajo previo del laboratorio de Lapidot, se descubrió que los tratamientos de prostaglandina pueden mejorar la cantidad y calidad de las células madre. Este descubrimiento está siendo probado actualmente por médicos en ensayos clínicos de trasplante, para el uso de células madre de la sangre del cordón umbilical en el tratamiento de pacientes adultos con leucemia. Estos ensayos muestran que un tratamiento previo con prostaglandinas mejora la migración y el potencial de repoblación, permitiendo a las pequeñas cantidades de células madre del cordón umbilical, curar mejor a los pacientes. “El estudio presente sugiere la posibilidad de incrementar aún más el apoyo a las células madre de la médula ósea mediante la exploración de esta fascinante conexión entre las células inmunes y las células madre”, dice Lapidot. “La comprensión de los mecanismos que actúan en estas células podría aumentar las posibilidades de éxito de los trasplantes de células madre, especialmente los provenientes de la sangre umbilical”.
Las células
inmunitarias toman decisiones flexibles
Nuestro sistema inmune debe ser tremendamente complejo para responder al ataque interminable de virus, bacterias y células cancerosas. Uno de los mecanismos utilizados por el sistema inmune para hacer frente a la gran variedad de posibles amenazas, es combinar aleatoriamente segmentos de ADN para producir receptores en los linfocitos - un tipo de glóbulo blanco. El número de receptores que pueden ser producidos de esta manera es aproximadamente 1000 veces más que el número de estrellas en nuestra galaxia - un uno seguido de 15 ceros.
Y, sin embargo, el conjunto actual de receptores producidos no se ajusta a este modelo aleatorio: Algunos receptores son producidos en una cantidad mayor que otros. Una nueva investigación del Instituto Weizmann puede ayudar a explicar cómo el sistema inmune mantiene su complejidad y simultáneamente da preferencia a ciertos receptores.
El equipo de investigación dirigido por el Dr. Nir Friedman, que incluye a los investigadores de postdoctorado, Dres. Wilfred Ndifon y Hilah Gal, junto con la Profa. Ruth Arnon y la Dra. Rina Aharoni, todos del Departamento de Inmunología, analizaron secuencias de ADN de los receptores de las células inmunitarias llamadas linfocitos T. Estos receptores identifican agentes patógenos para que puedan ser destruidos por el sistema inmunológico.
Las secuencias genéticas que codifican estos receptores están compuestas de tres segmentos aleatorios de ADN - algo así como una maquinas tragamonedas. Cada uno de estos segmentos se toma de una zona diferente del genoma de los linfocitos. Cada zona tiene un “menú” entero de segmentos a elegir.
El ensamblaje de la secuencia tiene lugar cuando las cadenas de ADN se pliegan, con lo que un segmento de la primera área se acerca a los de la segunda y tercera área. La secuencia es entonces cortada y pegada, se descartan los bits sobrantes de ADN, creando así en cada linfocito, una secuencia genética nueva y única para sus receptores.
En un estudio publicado recientemente en The Proceedings of the National Academy of Sciences, el equipo utilizó un sistema desarrollado por ellos, basado en las más avanzadas técnicas de secuenciación de alto rendimiento, para investigar las secuencias genéticas de un conjunto completo de receptores que se encuentran en los linfocitos de los ratones.
Con esta “visión panorámica”, los investigadores pudieron evaluar que tan común era cada receptor, e incluso sugerir una razón que explicara la distribución desigual. Parece que el secreto está en los fragmentos de ADN que eventualmente son descartados: Tanto la longitud de estos segmentos como su flexibilidad - una función de la proteína de “embalaje” que les da forma - determina qué tan probable es que dos segmentos distantes se reúnan.
Con este conocimiento, los investigadores crearon un modelo que puede predecir la distribución de la producción de receptores basado en la distancia entre los segmentos y la flexibilidad del ADN. Luego analizaron pequeños grupos de personas - hasta cinco - para ver si podían encontrar en los linfocitos secuencias comunes de sus receptores. Sorprendentemente, el equipo descubrió que era más probable que en un grupo de cinco todos compartan la misma secuencia, que en sub-grupos más pequeños. Esto puede parecer como decir que existe una mayor probabilidad de ganar en una maquina tragamonedas cinco veces seguidas que tan sólo dos veces, pero los científicos pueden explicar este hallazgo basándose en las preferencias demostradas. Las secuencias comunes simplemente pueden estar situadas en el genoma de tal manera que son más propensas a ser integradas en las secuencias del receptor. Tales secuencias pueden haber sido seleccionados por la evolución debido a su capacidad de luchar contra los agentes comunes de enfermedades o prevenir enfermedades autoinmunes.
Friedman: “Mientras que nuestro sistema inmunológico a menudo parece basarse en la “suerte” para producir receptores aleatorios contra una larga lista de amenazas, los receptores en común sugieren que este mecanismo está bien afinado para asegurar una respuesta efectiva a enfermedades comunes“.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Cryo Cell: Empresa pionera en la preservación de células madres


Cryo Cell (CCEL) International fue establecida en 1989 en el área de Tampa Bay. Fue en 1992 que la empresa comenzó a separar y a preservar las células madre provenientes del cordón umbilical. Actualmente, la empresa mantiene en su banco 240,000 especímenes de células madre de sangre del cordón umbilical y también ofrece los servicios de preservar el tejido del cordón umbilical y de separar y preservar las células madre de la sangre de período menstrual.
“Siempre hemos sido los pioneros. Fuimos el primer banco en el mundo y ahora somos pioneros con lo de la sangre menstrual”, dijo Christine Duffy, directora de Global Marketing para Cryo Cell. Alrededor de 500,000 padres en 87 países tienen sus células madre almacenadas en Cryo Cell, que es el banco que más tiempo lleva en el mercado.
Estudios han demostrado que las células madre provenientes de la sangre del cordón umbilical pueden ser altamente efectivas para tratar un sinnúmero de condiciones como: leucemia, linfoma, desórdenes metabólicos y del sistema inmunológico, tumores y diferentes tipos de cáncer, entre otras. Actualmente, se está investigando su efectividad en el tratamiento de otras condiciones como: enfermedades del corazón, alzheimer, derrames, diabetes tipo 1 y Parkinson, entre otras.
Según Duffy, al presente, solo el 5 % de las madre optan por recolectar la sangre del cordón umbilical al momento del parto para que se separen sus células madre y sean preservadas, a pesar de los muchos beneficios que podría ofrecer la disponibilidad de este material para tratamientos médicos futuros en la vida del recién nacido o de algún familiar inmediato (hermanos o padres). La razón, explicó Duffy, es la falta de conocimiento que hay en la población sobre los beneficios de esta práctica. De hecho, en los Estados Unidos ya hay 27 estados que les exigen a los ginecólogos obstetras informarles a sus pacientes sobre esta práctica.
Para coordinar la separación y la preservación de las células madre  del cordón umbilical solo basta con solicitar el ‘kit’ de Cryo Cell para recolectar el material al momento del parto y coordinar su envío por mensajería especial una vez finalizado el alumbramiento, dijo Duffy. Según ella, la mayoría de los médicos ginecólogos y obstetras han recibido educación sobre la práctica de recoger la sangre y el cordón umbilical en escuela de medicina. Sin embargo el ‘kit’ de Cryo Cell ofrece una guía para aquellos médicos que deseen ponerse al día con el procedimiento.
Duffy enfatizó en la importancia del manejo correcto del material desde el momento que se recoge hasta que se almacena. Los especímenes recogidos en Puerto Rico llegan a sus instalaciones en el área de Tampa, Fla. dentro de un período de 72 horas, cuando comienza la separación y la preservación de las células madre para ingresar al banco. Las instalaciones de Cryo Cell cumplen con las regulaciones estatales y nacionales, incluyendo inspecciones de la Agencia Federal de Drogas y Alimentos, y cuenta con mensajeros especializados y acreditados para transportar el material. De hecho, según información suplida por Cryo Cell, en los 63 trasplantes de células madre que se han hecho con material preservado en Cryo Cell, el 100 % del espécimen ha sido viable.
El costo de procesar y preservar las células madre en un banco privado, como Cryo Cell, puede ser  elevado. Actualmente, Cryo Cell tiene una oferta especial para Puerto Rico que con un pronto de $249 y 18 pagos mensuales de $99, el cliente obtiene transporte, separación, preservación y almacenamiento de las células madre de la sangre del cordón umbilical en el banco por dos años. El costo de almacenar el espécimen por los años subsiguientes será de $125 anuales, según las tarifas actuales. Los planes médicos no cubren los costos de este servicio cuando se opta por un banco privado.

jueves, 23 de febrero de 2012

Sangre Umbilical

La sangre del cordón umbilical no solamente tiene células madre hematopoyéticas (con capacidad de formar varios tipos de células sanguíneas) también tienen células madre mesenquimales con lo cual pueden dar células neuronales, células óseas, músculo cardíaco y otras células musculares. Los resultados de numerosos ensayos clínicos indican que hay menos posibilidades de tener un rechazo de trasplante realizando un trasplante alogénico, entre distintas personas, de sangre del cordón umbilical que en el caso del trasplante de médula ósea. Según la comunidad científica, la razón más probable de este hecho es que las células del sistema inmunitario del recién nacido están menos desarrolladas que en el adulto. Se han puesto en marcha bancos de cordones que almacenan cordones umbilicacles para utilizarlos en trasplantes a personas compatibles.